Los temidos gatillazos

Los temidos gatillazos

Las escorts nos tenemos que enfrentar a todo tipo de situaciones, algunas agradables, otras no tanto, muchas sorprendentes, otras excitantes… Una de las experiencias más comunes que puede sufrir una escort es que su compañero sexual sufra un gatillazo.

Cualquiera diría que para una escort, que su cliente sufra un gatillazo no es responsabilidad suya y que es incluso mejor, puesto que si no puede finalizar la relación, eso que se ahorra ella. Pero en mi caso, y en el de muchas chicas, no es así.

Es obvio que yo soy escort porque es una profesión que me permite vivir con un nivel de calidad de vida bastante alto, pero el dinero no es lo único importante para dedicarse a esta actividad. Para ser escort o dedicarse a cualquier otra relación relacionada con el sexo y el erotismo es importante que te guste el sexo, y a mí me gusta, disfruto mucho practicando sexo y excitando a hombres y compañeros sexuales.

Por esta razón, cada gatillazo de un cliente es un poco un fracaso también para mí, aunque yo no sea responsable. Las escorts y profesionales del sexo no debemos sentirnos responsables de afecciones que afectan únicamente al hombre, pero sí debemos generar ese clima para que tanto él como nosotras nos sintamos cómodos y la experiencia sea gratificante para todos.

A continuación os mostramos algunos consejos para evitar los temidos gatillazos, la disfunción eréctil. Si es una cosa pasajera u ocasional, no hay que prestarle mayor importancia, si la dinámica se repite y continúa en el tiempo, sí será necesario plantearse recibir ayuda médica o terapéutica para poner fin a este problema.

Los consejos para evitar los gatillazos

Los gatillazos, o más bien la disfunción eréctil que es la incapacidad de mantener la erección durante las relaciones sexuales, está muy relacionada con el envejecimiento. El primer consejo para no sufrir problemas de gatillazos es intentar no envejecer, como esto es imposible, la solución pasa por llevar una dieta sana y equilibrada, sabiendo renunciar al abuso de comida rápida, los fritos y la comida precocinada. Una dieta sana debe estar basada en verduras, cereales, pescados, fruta, marisco…

Mucho cuidado con los alimentos afrodisíacos, no porque no cumplan su función, sino porque no está demostrado empíricamente que sirvan para tal efecto. Debemos tener en cuenta que el mayor órgano sexual de los humanos es la mente y esto explica por qué estando sanos y activos sexualmente, la canela, el chocolate, las ostras o las fresas pueden ayudar a mantener mejores relaciones sexuales. Sin embargo, si se sufren problemas de disfunción eréctil, esto viene acompañado de un bloqueo mental, y eso no lo soluciona ningún tipo de alimento afrodisíaco, por mucha buena prensa que tenga.

Continuando con los bloqueos mentales, los problemas mentales y las emociones negativas son incompatiles con el placer sexual. Es importante en esos casos alejar esos sentimientos y emociones negativas, pues lo único que hacen es restar posibilidades a la diversión sexual. Sentimientos como el miedo, la ansiedad, la depresión y otras preocupaciones hay que dejarlas a un lado o combatirlas para garantizar una buena experiencia sexual.

Otro modo de combatir los gatillazos es con la estimulación erótica constante. Las escorts, que nos dedicamos profesionalmente al sexo, conocemos decenas de prácticas para erotizar a un hombre. El amor no produce erecciones, ni siquiera el sexo furtivo y rápido a veces es suficiente, para generar ese clima de excitación necesario para mantener relaciones sexuales son obligados los estímulos eróticos.

Comentábamos anteriormente que la dieta sana es fundamental para garantizar un buen rendimiento sexual. No basta con dieta sana sino que hay que mantener un estilo de visa saludable que incluya ejercicio físico de manera periódica y la eliminación de hábitos perjudiciales, como el estilo de vida sedentario o el tabaco. Los hombres que hacen una actividad física periódica mejoran hasta en un 30% sus erecciones.

Un último consejo para aquellos hombres que sufren episodios de gatillazo de manera más continuada es masturbarse frecuentemente. Tener erecciones frecuentes mejora la oxigenación del pene y este previene la impotencia. Existen decenas de ejercicios para potenciar la rigidez del pene y las erecciones y, como dijimos anteriormente, para potenciar estos ejercicios se puede echar mano de la imaginación, a través de las fantasías eróticas por ejemplo.